viernes, 17 de julio de 2009

RETORNO

Su mano dormida congelaba el gesto preciso de estar esperando una rosa o una llave. Él, con el pájaro en la voz, se asomó por los barrotes de la cama para despertarla. Pero a ella eso la asustó tanto que gritó, como quien se reincorpora del letargo o de una galáctica amnesia. Yo no sé si fue por sus ojos (los de él) terriblemente vivos como nueces abiertas o si fue por ese beso surreal, al que ella ya se había acostumbrado a desacostumbrarse, pero lo único que pudo decir fue: -Perdón-, a lo que él le recordó, corrigiéndola: -No, Perdonáme vos a mí-

9 comentarios:

Algún Poeta de Quinta dijo...

una rosa o una llave.
buen poema!
me gusto tu blog y tu perpectiva.
es interezante.
saludos!

Poly dijo...

Te admiro, nunca supe escribir poesia y la tuya es realmente maravillosa. Por otro lado, me alegro que te haya gustado mi entrada anterior, creo que mi rabia sirvio de poco pero si de algo.
Nos estamos leyendo, te agrego a mi lista de blogs

Abrazos

Guido Finzi dijo...

Cuando se llega a la extrañeza, la piedad queda a un paso, empujando al amor por el desagüe del ya fue y la presente inercia.

Saludo.

Selene dijo...

Hola, me gusta como escribis.
saludos!
Selene

Adolfo Payés dijo...

conociendo un poco tu blog.. te sigo..

Un abrazo
Saludos fraternos

Pablo Terrible dijo...

El final del escrito me parece fabuloso. Es un vai ven de sensaciones en donde me dejo llevar y quedo entre sereno y alterado como los gritos mudos.


Saludos


Pablo Terrible


pd: Pink Floyd de fondo, ayudo y mucho ...

Lady Morwen dijo...

estoy de vuelta en el cyber mundo, mujer. besotesss

Lady Morwen dijo...

estoy de vuelta en el cyber mundo, mujer
besoteees

Lady Morwen dijo...

jaja, creo qe comente dos veces
todo bien, igual me aburro